Serengeti

El parque Nacional del Serengeti ofrece sencillamente los mejores safaris de todo África. No tiene rival que supere sus concentraciones de fauna y flora salvajes, los paisajes increíblemente hermosos, las vastas llanuras prístinas, es sin duda el mejor Parque Nacional de África. Con tantos elogios, usted creerá que hay riesgo de decepción cuando lo conozca, pero le aseguramos que esto no ocurrirá, es muy posible que usted se enamore de este último espacio salvaje (a nosotros ciertamente nos tienen cautivados). Incluso en la época seca (de julio a noviembre) cuando los animales están replegados en los bosques de las llanuras, los safaris en este parque siguen sin tener rival en el continente africano.

El Serengeti es un enorme parque que abarca 14.763 kilómetros2 y que durante la temporada alta sólo hay unos pocos cientos de vehículos circulando…

  • Continuar leyendo

    En total, el ecosistema del Serengeti abarca unos 36.086 kilómetros2 (algo más que todo el territorio de Catalunya) e incluye reservas de caza y conservación de ámbitos, incluido el Ngorongoro, y las reservas de Masai Mara, Loliondo, Masawa y Grumete Ikorongo. No existen cercas divisorias entre estos espacios, así, los animales migran libremente dentro y fuera de las fronteras oficiales del parque.

    El parque tiene alrededor de 145 km de ancho (de oeste a este) y alrededor de 194 km de largo (de norte a sur). El conjunto del ecosistema es aproximadamente el doble de este tamaño.

    El ecosistema del Parque Nacional del Serengeti no solo cuenta con los mayores rebaños de undulados migratorios, sino también con las más altas concentraciones de grandes depredadores en todo el mundo. Las cifras estimadas son sorprendentes; alrededor de 1.7 millones de Ñues, 250.000 Cebras, 440.000 Gacelas de Thompson, en torno a 9.000 hienas (los más numerosos de los grandes carnívoros), 2.800 leones y alrededor de 1.000 leopardos. En general, los guepardos viven en densidades mucho más bajas que otros grandes depredadores, sin embargo el Serengeti cuenta con la mayor concentración de guepardos de África en ciertas épocas de año, con hasta 40 animales por cada 60 millas2. Éstos se encuentran en las llanuras de hierba corta durante la estación lluviosa.

    El Parque Nacional de Serengeti es el mejor lugar para ver la fauna salvaje por varias razones. En primer lugar, la variedad y la abundancia de animales es probablemente mucho mayor que cualquier otro parque de África. Con un par de días bien planificados (ajustados a los movimientos estacionales de la fauna salvaje), probablemente se avisten casi todas las grandes y medianas especies del África oriental.

    En segundo lugar, el parque ofrece excelentes avistamientos durante todo el año. Aunque la gran parte de la fauna salvaje en el Serengeti es migratoria, la abundancia y las grandes concentraciones permiten que se puedan avistar durante cualquier época del año si se tienen en cuenta esos movimientos. Además, los animales residentes son abundantes.

    En tercer lugar, el Serengeti cuenta con grandes extensiones todavía hoy vírgenes con una riqueza importante de animales. Debido a sus grandes dimensiones, este parque, a diferencia de otros del continente africano, conserva aún mucho territorio por explorar.

    Existen zonas del Serengeti, incluido el valle del Seronera, que pueden congestionarse en las temporadas turísticas altas. Una vez fuera de estas zonas más turísticas y de las arterias de comunicación, el encuentro con visitantes del parque son esporádicos. La imprevisibilidad de un área tan grande llena de grandes carnívoros y herbívoros, hace que el viaje se convierta en una gran aventura.

    En cuarto lugar, el ecosistema del Serengeti abarca una variedad de hábitats que proporciona una diversidad de paisajes importante. Se ven llanuras de hirba corta, sabanas de hierba alta, zonas ribereñas, bosques abiertos, zona de espesos arbustos, humedales, montañas y lagos. En el sur y en el este encontramos las famosas llanuras del Serengeti donde más de dos millones de animales se concentran en la temporada de lluvias. Las zonas centrales son el hábitat de los famosos leones y leopardos residentes del Serengeti. En el remoto oeste y en los corredores del norte encontramos bosques silvestres y zonas poco exploradas, fuera de las rutas turísticas.

    Por último, el Serengeti está situado en una gran meseta con una altitud que va desde los 1.800 m en el este a los 1.200 m en el oeste. Esto significa que el sol es templado a esas latitudes, y proporcione un ambiente ideal para la practica de los safaris. El clima es generalmente agradable, y rara vez supera los 29º.

    Censo de Fauna Salvaje en el Serengeti

    El ecosistema del Serengeti contienen la mayor concentración de fauna salvaje de toda África. Los siguientes datos se basan en el censo llevado a cabo entre 1989 y 1991 (el más reciente disponible). Los números abarcan todo el ecosistema del Serengeti incluyendo las reservas de caza adyacentes.

    Fauna de gran y mediano tamaño:

     

    HERBÍVOROS

    • Ñu: 1.686.079
    • Cebra: 257.38
    • Gacela de Thompson: 440.845
    • Gacela de Grant : 31.276
    • Eland: 13.813
    • Impala: 109.677
    • Topi: 77.966
    • Buffalo: 67.339
    • Hartbeest: 22.771
    • Jirafa: 12.450
    • Warthog: 5.624
    • Waterbuck: 1.418
    • Avestruz: 6.604p>
    • Elefante: 2.000 – 4.000
    • Rinoceronte negro: 12

    DEPREDADORES

    • León: 2.800
    • Hiena: 9.000
    • Leopardo: 1.000
    • Gueopardo / Cheetah: 500
    • Chacal negro: 6.300
    • Perro salvaje: raro (varias familias migratorias)
    • Mangosta (todas las especies): 130.000

 

En Serengeti…

 

  • SERENGETI NORTE

    La región del norte del Serengeti es una vasta área virgen de colinas boscosas intercaladas con parches de pasto abierto y grandes promontorios de granito.

    Esta región se extiende unos 90 kilómetros entre Seronera, la parte central del Serengeti y la reserva de Masai Mara de Kenia. La gran mayoría de los visitantes de este parque nacional nunca visitan esta región, por eso, sigue siendo un área de naturaleza inexplorada y llena de impresionantes paisajes y abundante fauna salvaje.

    Resulta irónico que los destinos de safari por excelencia en el este de África sean el Serengeti central en Tanzania y la reserva de Masai Mara de Kenia, ambos pertenecientes al mismo ecosistema. Estas reciben miles de visitantes anualmente, pero paradójicamente el norte del Serengeti, situado en medio de ambas áreas, recibe poquísimos visitantes.

    La concentración de fauna salvaje en el norte es un poco menor, y el espesor de los bosques hace que el avistamiento de animales sea un poco más dificultoso, sin embargo tendrá posibilidad de ver a casi todos los grandes animales. Todo ello es compensado con los hermosos y vírgenes paisajes.

    En el área norte del Serengeti encontramos un buen número de residentes herbívoros, como hipopótamos, jirafas, eland, topi, impala y gacela Thompson. Este es además el área con la mayor concentración de elefantes residentes del Serengeti. Estos gigantes fueron muy perseguidos por los cazadores furtivos en la década de 1980. Quedaban menos de 100 elefantes cuando en 1989 se prohibió el comercio de marfil. Con ello, la caza ilegal prácticamente desapareció, y el número de elefantes ha vuelto a crecer lentamente.

    La situación de los grandes rebaños de búfalos es similar, pero también se están recuperando, incluso se pueden ver frecuentemente rebaños cerca del Lobo Wildlife Lodge.

    Los grandes depredadores son también abundantes en el norte del Serengeti, aunque no en la medida que lo son en el Serengeti Central. El espesor de la vegetación hace que en esta área sea más difícil su avistamiento, sin embargo, leones y hienas se ven con frecuencia. Los guepardos también están distribuidos en un número considerable, y son avistados generalmente durante el día, cuando son más activos. Se localizan habitualmente en los bosques, pero son difíciles de ver aquí en el norte.

    Los bosques del norte del ecosistema del Serengeti son el hogar de los enormes rebaños de ñus y cebras durante la estación seca. Sin embargo traspasan la frontera imaginaria con Kenia para residir en la reserva de Masai Mara durante el apogeo de esta estación. Aún así, en el norte tanzano permanecen pequeños rebaños de ñus y grupos de cebras dispersos fáciles de ver. El mejor momento para hacer un safari en esta zona es cuando los grandes rebaños están en movimiento entre el Masai Mara y la zona norte del Serengeti o viceversa. Normalmente esto pasa a finales de julio o principios de agosto. La migración hacia el sur suele tener lugar a finales de octubre, sin embargo, el calendario exacto de estos eventos varía de año a año y es totalmente dependiente de cuando lleguen y se acaben las lluvias.

     

    • Lobo Valley

      El espectacular Lobo Valley sencillamente ofrece los mejores safaris al norte del Serengeti. La mejor época para visitar esta zona es la estación seca, a partir de mediados de julio hasta finales de noviembre, es cuando se encuentran las mayores concentraciones de animales. A finales de la estación seca, el Lobo Valley es el mejor lugar para hacer un safari en todo el África oriental, es cuando los grandes rebaños de animales migratorios pasan por aquí en su camino hacia el sur.

      Lobo Valley y Seronera Valley son dos de los pocos lugares del este de África con serias posibilidades de ver las tres especies de grandes felinos (león, leopardo y guepardo) en una sola jornada de safari.

      El grupo de leones que aquí encontramos es el segundo más numerosos del Serengeti, se compone aproximadamente de 26 miembros. Esta extensa familia de leones, se pueden avistar frecuentemente encaramados en las rocas de granito durante el calor del día exhibiendo su orgullo, la estampa es bellísima…

      Estos leones cazan animales residentes que habitan esta zona durante todo el año, como búfalos y gacelas. Durante la estación seca, cuando los rebaños migratorios pasan por aquí, los leones también cazan ñus y cebras, dando de esta manera un respiro a los animales residentes.

      Los leopardos se suelen ver encaramados en las ramas de las acacias, uno de los mejores puntos dentro de Lobo Valley para ver este precioso animal es Lobo Springs.

      Los guepardos, aunque escasamente distribuidos en los bosques de las extensiones del norte, son regularmente avistados en los pastizales de Lobo Valley durante la estación seca debido a la presencia de la gacela de Thompson, su principal presa.

      La mayoría de los guepardos que encontramos aquí han seguido la migración de las gacelas de Thompson, así cuando se inicia la temporada de lluvias, estos continúan su periplo hacia el este y el sur junto con los animales migratorios. Por el contrario, leones y leopardos se quedan aquí todo el año.

      Lobo Valley es un lugar de una belleza extraordinaria, un lugar solitario, un placer escénico en la remota región del norte del Serengeti. Durante la estación seca, cuando la vida animal está en su plenitud, es una de las maravillas del Serengeti.

      En Lobo Valley se encuentran algunas de las formaciones rocosas más antiguas del mundo, se calcula que pueden tener de 2 a 3 millones de años. El rasgo más dominante del valle es Lobo Hill, una colina que flanquea el lado oriental del valle.

      Junto con la variedad de forraje que aquí encontramos, existen varias fuentes permanentes de agua que sustentan la vida animal en el valle durante todo el año, Gaboti River, Bololgedi River y Lobo Springs. Es común ver rebaños de búfalos machos en las proximidades de Lobo Lodge, en el corazón del valle. No tan común es ver a las hembras, pues estas están más al norte, en los bosques densos, probablemente debido a la gran población de leones que habitan el valle de Lobo.

      Especies residentes en Lobo Valley son elefantes, impalas, warthog, jirafas, topi, hartebeest, babuinos, monos vervet, dik-dik, hyrax. Solo hay dos lodges cerca de Lobo Valley, Migration Tented Camp y Loobo Lodge. Esto permite que la zona se mantenga fuera de las rutas turísticas y reine aquí la tranquilidad.

      La legendaria migración anual de los ñus atraviesa Lobo dos veces al año, entre julio y agosto durante la migración hacia el norte, y de septiembre a noviembre durante la migración hacia el sur.

      La migración hacia el norte es más rápida, atraviesan Lobo directamente, sin embargo la migración hacia el sur es más pausada, y permanecen en Lobo durante períodos de tiempo más prolongados.

      Durante la estación seca se pueden ver rebaños de ñus migratorios dispersos, incluso cuando las grandes manadas ya se han ido. Los rebaños de cebras migratorias son más fáciles de avistar durante esta estación en los pastos de Lobo Valley, éstas se suelen quedar algún tiempo más que los ñus.

      Uno de los avistamientos más impresionantes que hemos presenciado en Lobo fue en una gran acacia de espinas verdes. En sus ramas había una leona, un leopardo, una impala muerta y una familia de babuinos… la escena era dantesca y tan solo a una milla del Lobo Lodge. Al parecer, el leopardo cazó una impala y pretendía subirla a las ramas del árbol cuando una familia de babuinos le acecharon para quitarle la presa (los babuinos son principalmente herbívoros, pero comen carne de vez en cuando), el felino tuvo que refugiarse en las ramas más altas del árbol. Más tarde llegó una leona oportunista, e hizo lo mismo con los babuinos, que tuvieron que cederle la presa y refugiarse entre el leopardo y el león. Una situación totalmente inusual y extraordinaria.

      Lobo Valley es también el refugio de la mayor concentración de elefantes en el Serengeti. En un censo de 1992, se calculó que aproximadamente el 38% de los elefantes del Serengeti se encuentran en el Lobo Valley. Este mismo estudio reveló un comportamiento migratorio de los elefantes contrario a los grandes rebaños de ñus y cebras, es decir, se movían hacia Lobo Valley en la estación lluviosa, y se dispersaban en la estación seca.

      En el ecosistema del Serengeti hay dos poblaciones de elefantes, la del norte (incluye el norte y el oeste del Serengeti y Masai Mara) y una en el sur (incluye Kusini, Ndutu, Masawa y Edulen).

      Estos animales gigantes fueron fuertemente perseguidos en la década de 1980 por los cazadores furtivos. La población de elefantes del Serengeti se redujo de 2.460 ejemplares en 1970 a 467 en 1986. A partir del 1987 esta caza se ralentizó mucho cuando la venta de marfil fue prohibida en Burundi. En 1989 esta prohibición se hizo a nivel mundial, y la caza ilegal prácticamente desapareció.

      La población de elefantes del Serengeti ha ido desde entonces aumentando lentamente, el último censo realizado en 1992 contó 1.295 elefantes. Se calcula que hoy en día hay más de 2.000 individuos en el Serengeti, y están muy protegidos por patrullas anti furtivos, y la observación de los turistas.

      Los elefantes viajan en grupos matriarcales dirigidos por una sucesión de madres e hijas. Cada unidad familiar (compuesta por una madre, una hija y sus crías dependientes) es también parte de un grupo de parentesco de dos a cuatro unidades familiares. Las mujeres elefante desarrollan un estrecho vínculo con sus madres y permanecen con ellas toda su vida, mientras que los machos abandonan a sus progenitoras cuando llegan a la adolescencia (aproximadamente a los 12 años). La matriarca y líder del grupo es generalmente la elefante más vieja (puede llegar a los cincuenta años o más), ésta dirige a su rebaño en la época de sequía y durante las inundaciones gracias a su gran memoria y larga experiencia. La patriarca establece la dirección y el ritmo, ella conoce las antiguas rutas de migración y donde encontrar forraje y agua. Es interesante observar como muchas de las carreteras de hoy en día en el África oriental son senderos de elefantes. Los elefantes machos son independientes de las unidades familiares, sin embargo forman grupos temporales de vez en cuando.

      En ciertas épocas del año, los elefantes dominantes machos presentan fenómeno llamado “mustch” que aparentemente es un estado sexual muy alterado, este puede ser reconocido por la segregación temporal de un líquido oscuro de las glándulas temporales. Los elefantes que presentan este estado son sumamente peligrosos y a menudo cargan contra los vehículos si se sienten amenazados.

      Es frecuente en los encuentros con elefantes machos del Norte de Serengeti, pero también con los del Oeste y los de Tarangire, presenciar escenas de intimidación por parte de estos. El elefante abre sus enormes orejas y se dirige rápidamente hacia el vehículo emitiendo sonidos ensordecedores y levantando mucho polvo… Otros signos de intimidación pueden ser el balanceo de sus patas, o la rotura de ramas de los árboles, estos sin embargo son el preludio de una carga real. Aquel que presencie una carga real de un elefante macho salvaje, seguramente lo recordará toda su vida…

       

    • Upper Grumeti Woodlands

      El río Grumeti transcurre hacia el oeste por la mitad norte del Serengeti antes de verter sus aguas en el Lago Victoria. El Alto Grumeti (o Upper Grumeti) se refiere a la sección del río que atraviesa el norte del Serengeti, en contraposición al Bajo Grumeti (o Lower Grumeti), que fluye a través de la parte occidental del Serengeti.

      En el Upper Grumeti encontramos dos tipos distintos de bosques, uno formado por una galería de múltiples tonos de vegetación que siguen el curso del río, y los bosques de acacias que florecen a lo largo de los valles y las colinas.

      El primer tipo de bosques es el hábitat de especies como higueras, caoba, palmeras datileras y árboles de tamarindo. Grandes grupos de hipopótamos pueden verse vaguear y zambullirse en las oscuras aguas del río. Estos bosques son el hábitat también de los juguetones monos vervet, y de numerosos grupos de babuinos. Se pueden ver algunos colobos, pero esta especie de primates es más común en el Lower Grumeti.

      El río Grumeti es un río estacional, es decir solo lleva corriente en determinadas épocas del año, sin embargo conserva piscinas de agua profundas durante todo el año, lo que permite que especies como los hipopótamos o los cocodrilos vivan allí como residentes. Los bosques de las orillas del río Grumeti son también el hábitat de una variadísima muestra de aves como el águila pescadora, etc.

      Los alrededores (aproximadamente 16 km a cada lado del río) están cubiertos de bosques de acacias verdes, estos apoyan a una multitud de herbívoros como elefantes, gacelas de Thompson, topis, búfalos, así como grandes grupos de impalas y jirafas. También encontramos grandes depredadores en estos bosques umbríos, las tres majestuosas especies de grandes felinos están aquí presentes; leopardo, león y guepardo. La hiena manchada es poco frecuente en esta región.

      La jirafa parece dominar esta región del Upper Grumeti, se pueden avistar grandes manadas comiendo las hojas de la acacia verde. La especie más extendida de esta especie es la jirafa masai. La jirafa no compite por los alimentos con las especies de pastoreo, así son capaces de compartir su hábitat con una amplia gama de animales.

      A pesar de su elegante estatura y su gracioso movimiento, esta especie, tiene muchas dificultades cuando ha de bajar su cabeza al suelo, por ejemplo para beber agua, ha de adoptar una postura muy complicada abriendo sus patas y bajando el cuello desde las alturas. Una jirafa macho puede pesar hasta 1.000 kg y medir 3,35 m hasta sus hombros. Tan solo tienen siete vértebras, como el hombre. Twiga, como se le llama en swahili, es el emblema nacional de Tanzania.

      Es interesante observar los distintos mecanismos de defensa que encontramos en el Upper Grumeti. Desde el punto de vista de un árbol, los herbívoros son el enemigo que se ha de repeler a fin de reducir al mínimo su propia destrucción. Por ejemplo, los árboles de acacias han evolucionado unas largas espinas para evitar a sus depredadores. Algunas acacias tienen una savia venenosa que se activa cuando sus hojas están siendo consumidas. Por estas razones las jirafas nunca permanecen durante mucho tiempo en un mismo árbol, sino que van buscando las alternativas más fáciles para conseguir su alimento.

      El “árbol de espinas que silban” tiene una ingeniosa defensa contra sus depredadores. Esta especie de acacia produce unos huecos en la base de las espinas que son el hábitat perfecto para una cierta clase de hormigas. Este árbol segrega un líquido dulce que gusta mucho a estas hormigas. A cambio, estas defienden al árbol del ataque de sus enemigos. El nombre de “espinas que silban” viene dado por el ruido que hace el viento al pasar por estos orificios.

      Una de las mejores salidas de safari en el norte del Serengeti es el llamado Grumeti Loop. Esta es una ruta en forma de bucle que diverge desde la carretera principal en Lobo y se dirige al norte, hacia el Grumeti River y Migration Tented Lodge. El camino sigue paralelo al río durante varios kilómetros antes de volver al sureste hasta la carretera principal. La ruta es de aproximadamente 2 horas. Si usted se aloja en el Migration Tented Lodge probablemente lo recorra en varias ocasiones.

      Los animales que se pueden avistar en esta ruta son jirafas, impalas, gacelas de Thompson, búfalos, leones y guepardos. Hay una familia de leones por aquí que parece utilizar la carretera para cazar y para moverse. Durante la estación seca se ve un constante flujo de ñus y cebras migratorias que atraviesan los bosques en busca de pastos verdes y agua.

      El legendario ñu atraviesa esta región del Upper Grumeti dos veces al año, entre julio y agosto (durante la migración hacia el norte) y de septiembre a noviembre (durante la migración hacia el sur).

      La migración hacia el norte es más rápida, atraviesan Lobo directamente, sin embargo la migración hacia el sur es más pausada, y permanecen en Lobo durante períodos de tiempo más prolongados. Durante la estación seca se pueden ver rebaños de ñus migratorios dispersos, incluso cuando las grandes manadas ya se han ido.

       

    • Mara River

      El poderoso río Mara fluye serpenteante por el extremo septentrional del Parque Nacional del Serengeti en dirección al Lago Victoria.

      Este río es mundialmente famoso por el legendario cruce de los ñus migratorios, un acontecimiento espectacular que ha sido utilizado en innumerables documentales de fauna salvaje.

      Hipopótamos y cocodrilos del Nilo habitan estas oscuras y turbias aguas. Grandes manadas de búfalos pastan en las verdes llanuras aluviales y grupos de jirafas deambulan por los bosques abiertos de acacias en busca de alimento. Estas latitudes no suelen ser visitadas por los turistas convencionales, está muy lejos, esto permite que se mantengan muy vírgenes. Aún así, creemos que sería interesante visitar tanto Mara River como Lamai Triangle si el safari transcurre durante la estación seca (en agosto, septiembre u octubre).

      Uno de los secretos mejor guardados de Tanzania es el hecho de que casi la mitad del río Mara está situado en el norte del Serengeti (aprox. 50 km de longitud), mientras la otra mitad keniata (aprox. 65 km) es mucho más popular. Si bien hay cientos de vehículos río arriba, en el Masai Mara keniata, del lado tanzano es un desierto, permanece prácticamente aislado de los turistas. Lo bueno es que el avistamiento de fauna salvaje es el mismo en cualquiera de los lados, así que la experiencia tanzana resulta mucho más íntima y gratificante.

      Un plus que ofrece esta zona es que durante el safari se permite conducir fuera de las pistas, así que la aproximación a la naturaleza es máxima. También están permitidos los safaris a pie por la ribera del río Mara, una experiencia muy intensa. Por razones de seguridad, usted será escoltado por un guarda parques armado. Este paseo le permitirá ver grandes grupos de hipopótamos gruñendo, chapoteando, peleándose, etc. Así como los cocodrilos del Nilo, los más grandes del mundo, tomando el sol sobre las piedras ribereñas. Algunos de estos reptiles tan solo comen 2 veces al año, coincide con la migración de ñus y cebras. Aún así, pueden llegar a los 50 años de edad.

      El río Mara posibilita la existencia de llanuras aluviales y bosques en los cuales habitan muchos animales salvajes. Grupos de hasta 50 individuos de hipopótamos son avistados frecuentemente a 1 milla del puesto de guarda parques de Kogatende. Jirafas, elefantes y elands e impalas son visitantes regulares del río Mara. La observación de aves en este ecosistema es también excelente, las especies más comunes son el águila, el martín pescador, los tejedores, e incluso el Tauraco.

      Durante la estación seca, manadas de ñus y cebras se encuentran atravesando el río, su destino final es Lamai Triangle, una cuenca triangular al norte del río Mara, un refugio para la migración durante la estación seca. Suelen llegar a este punto en el mes de agosto. En octubre inician la migración a la inversa, hacia el sur, atravesando de nuevo el río mara en busca de los pastos verdes del sur. Esta migración es anual, y es tan antigua como la existencia de estos animales.

      El cruce del río Mara provoca un elevado número de víctimas. Los ñus se van apilando en la orilla hasta que la fuerza de los que van llegando les obliga a mojarse e iniciar el cruce a nado. Inevitablemente, esta avalancha se cobra muchas muertes por aplastamiento, por ahogos, por quedarse atrapados en el fango, por los depredadores hambrientos, etc. Es posible ver en las orillas del río miles de ñus muertos, así mismo miles de carroñeros acechando en busca de alimento. A veces parece que se haya organizado un suicidio colectivo. Este es un espectáculo dantesco.

      Depredadores como el león y el leopardo son abundantes en la zona de Mara, pero son más difíciles de avistar que en otras zonas del Serengeti. El hecho de que a penas vengan turistas por aquí, provoca que estos felinos sean más tímidos y escurridizos. Es difícil avistar hienas por aquí, éstas se mueven mejor en espacios abiertos, y no en zonas boscosas como esta.

      El puesto de Kogatende fue construido como una antigua fortaleza para proteger a los guarda parques de los ataques de la etnia Wakuria. Estos vieron reducido su territorio de caza cuando en 1965 se añadió Lamai Triangle al Parque Nacional del Serengeti. Siguieron cazando furtivamente y eso provocó conflictos en la zona durante mucho tiempo.

       

    • Lamai Triangle

      El triangulo de Lamai es una cuenca triangular situada al norte del río Mara. Su agua dulce y sus verdes praderas sirven como último refugio para los grandes rebaños migratorios durante la temporada de sequía. De hecho, la mayoría de estos animales reside aquí desde principios de agosto hasta noviembre. Es uno de los secretos que posee Tanzania, durante la temporada seca, la mayoría de los turistas van a visitar Masai Mara, cuando la mayoría de los animales migratorios se encuentran aquí, en Lamai Triangle.

      Un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones del Serengeti reveló que tan solo del 15 al 35% de los ñus y tan solo del 10 al 20% de las zebras migratorias del ecosistema del Serengeti utilizan la reserva del Masai Mara durante la temporada de sequía.

      Es interesante observar que cuando la población de ñus disminuyó (décadas de 1950 y 1960), los rebaños migratorios apenas cruzaban la frontera hacia Kenia. De hecho, no llegaban casi ni a Lamai Triangle, estos rebaños relativamente pequeños se quedaban pastoreando en la zona de transición (oeste del Serengeti).

      A medida que la población de ñus ha ido aumentando (de los 250.000 de 1961 a los 1.7 millones actuales), los rebaños se han visto obligados a emigrar al norte en busca de forraje durante la estación seca, pues los pastos de la zona de transición no son suficientes para estos inmensos rebaños. La instintiva búsqueda de alimento, impulsa al ñu hacia Lamai Triangle.

      La topografía de Lamai es un mosaico de fértiles praderas, arroyos serpenteantes y colinas redondeadas que delimitan la frontera norte con el Masai Mara keniata. El río Mara define el sur del Lamai Triangle.

      Lamai es una llanura abierta de 480 km2 cubierta con una alfombra de hierba de avena roja, muy similar al paisaje del Masai Mara. Este paisaje abierto salpicado con algunas acacias contrasta con el resto del norte boscoso del Serengeti (a excepción de algunas áreas como Lobo, Bologonja y Wogakuria, que también presentan llanuras).

      Son razones políticas las que separan la cuenca hidrográfica del Mara en dos bloques, uno, conformado por el Lamai Triangle en Tanzania, y el otro por la Reserva de Masai Mara de Kenia.

      Si bien, hay cientos de vehículos de safari en el Masai Mara keniata, a pocos kilómetros al sur, en la cuenca tanzana del Mara, es decir, en Lamai Triangle, es un desierto aislado que prácticamente carece de turistas. Sin embargo, Lamai ofrece la misma calidad de avistamientos que Masai Mara, y además una experiencia mucho más íntima y gratificante.

      Lo más interesante que se puede ver aquí en Lamai Triangle, son los grandes rebaños de ñus y cebras durante la estación seca. Sin embargo habitan aquí especies residentes como avestruz, topi, búfalo, warthog, elefante y jirafa. Lamai es el mejor sitio del África del este para ver el eland gigante durante la estación seca, este es el antílope más grande de África.

      Estos poderosos antílopes son capaces de saltar vallas de hasta 3 metros de alto. Los elands machos pueden llegar a los 900 kg de peso, y es difícil apreciar sus enormes dimensiones a menos que estén pastando junto a un ñu (220 kg) o una gacela (22 kg).

      El eland es muy apreciado por su carne, y se caza por todo África, incluso los masai, que actualmente no son cazadores, lo cazan. Es por esto que esta especie se ha vuelto muy desconfiada, y es difícil acercarse a ellos.

      Los elands, como las otras tres especies migratorias del Serengeti (ñu, gacela de Thompson y cebra) utilizan los bosques en la estación seca y las llanuras en la estación verde.

      Como hemos visto anteriormente, Lamai cumple un papel clave en los patrones migratorios de los grandes rebaños en el Serengeti. Sin embargo, esta zona no se incorporó al parque nacional hasta 1965. Antes de esta fecha, el parque nacional se terminaba bruscamente el río Mara. Con la ampliación de 1965 se consiguió un refugio vital para los animales durante la estación seca. Los científicos opinan que “el Parque Nacional de Serengueti debe cubrir un área lo suficientemente grande como para proporcionar una unidad ecológica viable que abarque todo el ciclo anual de la migración animal”. En los últimos años, se ha demostrado que esta recóndita zona es, de hecho, fundamental para la salud de la migración.

       

    • Wogakuria

      Wogakuria es una encantadora zona escondida en el remoto norte del Serengeti. Una zona llena de maravillosas sorpresas.

      Wogakuria está conformado por una serie de llanuras salpicadas con rocas de granito (kopjes) y bosques con árboles que no son acacias (como así ocurre con el resto del parque). Este paisaje abierto es muy diferente al resto del norte boscoso del parque Serengeti (excepto algunas zonas como Lamai Triangle).

      Las llanuras de Wogakuria albergan la mayor concentración de guepardos del norte del Serengeti, mientras que en torno a los bosques encontramos la rara y hermosa especie del antílope oribi. Varios búfalos toros de avanzada edad se han refugiado en los kopjes del nordeste de Wogakuria. Estos kopjes son también refugio de los pequeños y ágiles Klipspringer que sin esfuerzo aparente se mueven de arriba a abajo de las rocas rapidamente.

      Varios manatiales de agua dulce proveen el área de Wogakuria y proporcionan el hábitat para una abundante fauna incluyendo leones, steenbok, avestruces, elefantes, eland, gacela Thompson y jirafas.

      Wogakuria se encuentra aproximadamente en la mitad del boscoso norte del Serengeti. Esta zona es posible explorarla junto al Lamai Triangle y el río Mara en una jornada de safari. De hecho, la pequeña pista que va desde la carretera principal hacia el río Mara, cruza literalmente el área de Wogakuria.

      Se prevé en los próximos años la construcción de algún lodge en esta área, así que es ahora una buena oportunidad para conocer Wogakuria en su estado más salvaje.

      Una de las razones por las que visitar Wogakuria es la oportunidad de avistar la elegante y rara especie de antílope oribi. Los bosques de terminalia acogen la única población de oribis de Tanzania. Se estima que habitan actualmente aproximadamente 31 individuos por km2 en Wogakuria, que supone la más densa población de oribis en todo África.

      Un estudio llevado a cabo en 1989 examinó la distribución y el hábitat de esta bella especie de antílope. Los resultados revelaron que el oribi dependía totalmente de la ancha hoja del árbol de la Terminalia, que dentro del ecosistema del Serengeti solo se encuentra en el área de Wogakuria. Al parecer el oribi no admite la acacia como fuente de alimentación, por eso no está presente en las demás áreas del Serengeti.

      La población actual de oribis se estima en unos 6.635 individuos. Pequeño pero elegante, el oribi es un antílope enano que a penas llega a los 15 kg de peso. El oribi presenta un color marrón rojizo con piel blanca en la parte de abajo y una característica media luna de piel blanca por encima de los grandes y expresivos ojos.

      Sin embargo la característica más notable de este pequeño antílope es el punto negro o glándula aromática situada debajo de cada oreja, que hacen a este antílope fácilmente identificable. Esta glándula es utilizada para marcar territorios mediante el roce con las briznas de hierba.

      Como hemos apuntado anteriormente, se cree que las llanuras de Wokuria albergan también las mayores concentraciones de guepardos del norte del Serengeti. Este animal, el más veloz del mundo, tiende a desarrollarse en espacios abiertos donde pueda correr libremente y aprovechar la velocidad máxima para capturar a sus presas.

      El norte del Serengeti cuenta con una población mucho menor de guepardos que otras regiones como la parte central, el este o el sur, que disponen de más espacios abiertos, sin embargo en el norte, en las zonas como Wogakuria o Lobo, el número de guepardos es sorprendente.

      Wogakuria parece ser un hábitat ideal, con espacios abiertos, una gran población de gacelas y un número relativamente reducido de hienas y leones (los principales competidores del guepardo).

       

    • Bologonja Springs

      Bologonja Springs es un idílico y frondoso lugar escondido en el remoto norte del Serengeti. El agua de estos manantiales forman el nacimiento del río Bologonja, que serpentea por el norte del Serengeti hasta unirse al espléndido Mara.

      Los manantiales y los alrededores forestales del río Bologonja son de una belleza increíble. La sombra que aquí se encuentra así como el agua dulce son un imán para los animales migratorios durante la estación seca y para muchos otros que aquí residen permanentemente.

      Los monos vervet chillan desde la copa de los árboles y los babuinos juegan en el frondoso follaje. Se pueden avistar aquí gran variedad de aves como el martín pescador, rodillos, grulla coronada, etc. Así como raras especies de antílopes, reedbuck y steenbok (confundidos frecuentemente con los oribis). Los steenboks pueden ser reconocidos por un parche negro triangular en la punta de la nariz.

      Bologonja Springs está aproximadamente a una hora al norte de Migration Tented Lodge y Lobo Wildlife Lodge. Bologonja es también el lugar donde se encuentra la Bologonja Gate, una de las puertas al parque. A tan solo 15 km al norte se encuentra la Reserva de Masai Mara. Antes de que en 1977 se cerrase la frontera era posible circular libremente entre Serengeti y Masai Mara.

      Esta restricción es un inconveniente para aquellos viajeros que deseen llevar a cabo un safari combinado entre Tanzania y Kenya, sin embargo, el cierre de la frontera también ha contribuido a mantener el norte del Serengeti increíblemente prístino y vírgen. Si bien hay cientos de vehículos de safari a unos pocos kilómetros al norte en la reserva de Masai Mara keniata, el norte del Serengeti se presenta como un espacio casi desierto de presencia humana, sin embargo se pueden llevar a cabo en esta área safaris con la misma calidad que en Masai Mara, pero de forma más íntima y auténtica.

      A parte de su esplendor escénico, el principal atractivo de Bologonja Springs es la Larelemangi, un lugar situado a pocos kilómetros de los manantiales donde los animales acuden a lamer la sal que proporciona el terreno. Este lugar es un espacio abierto de tierra húmeda cerca del valle del río, es un buen lugar para ver grandes manadas de búfalos y elefantes, que acuden frecuentemente a este lugar.

       

  • SERENGETI OESTE

    El corredor oeste del Serengeti es un lugar especial, rara vez explorado por las personas que visitan el parque por ser un lugar remoto. Esta área se extiende unos 80 kilómetros a lo largo entre Seronera, la zona central del Serengeti, y casi el lago Victoria.

    Esta zona se caracteriza por los densos bosques intercalados con llanuras abiertas con acacias. El rasgo más característico de esta zona es el río Grumeti, que se extiende a lo largo de casi toda la longitud del corredor.

    El corredor abarca la zona oeste de la ruta migratoria hacia el norte de los grandes rebaños. Normalmente pasan por aquí a principios de la temporada seca (en mayo). Inician la ruta por las llanuras y siguen el corredor occidental marcado por los ríos Mbalageti y Seronera. Esta es la zona de transición de la temporada seca a la húmeda para los grandes rebaños migratorios. Estos permanecerán aquí hasta julio cuando la sequía invade todo el territorio y se ven obligados a aventurarse a los verdes pastos del norte.

    La imagen más conocida de este gran espectáculo de la naturaleza tiene lugar en esta zona oeste, es el cruce del río Grumeti, infestado de cocodrilos del Nilo, el más grande del mundo. Muchos de ellos no comen desde hace meses, y esperan con gran interés el paso de los rumiantes para llenar sus estómagos. El río Grumeti también alberga un bosque ribereño que es hábitat del hermoso primate colobo blanco y el colobo negro.

    Este corredor oeste es también hábitat de un número importante de residentes. Existen grandes poblaciones de ñus y cebras residentes, jirafas, búfalos, eland, topi, impala, waterbuck, gacela de Thompson. Y depredadores como leones, leopardos, hienas y guepardos. Estos grandes felinos son avistados con frecuencia, pero no tan fácilmente como en el Serengeti central, sin duda la zona con la mayor concentración de predadores de África.

    La mejor época para visitar el oeste del Serengeti es de finales de mayo a mediados de julio, época en la que pasa por aquí la migración de los ñus hacia el norte. Además de mediados a finales de noviembre es un buen momento para captar la migración hacia el sur cuando una parte significativa de los rebaños se reúnen en el oeste para hacer su movimiento final hacia las llanuras meridionales.

     

  • SERENGETI CENTRAL

    El Serengeti central va de las llanuras y bosques fronterizos a la zona de transición. Las grandes llanuras del sur del Serengeti se van difuminando y aparecen pequeñas colinas y bosques que dominarán las zonas oeste y norte del parque.

    Es en esta zona donde se encuentran varios centros de investigación, y varias instalaciones del parque. Se encuentran aquí por su céntrica situación, y porque aquí hay una increible población residente de fauna salvaje durante todo el año.

    En el área central del Serengeti encontramos el hermoso Valle de Seronera. Varios ríos perennes surcan este valle permitiendo de esta manera habitar esta región a muchos animales durante todo el año. Esta combinación de localización y residentes atrae a una importantísima concentración de depredadores, la mayor de todo África. No es necesario decir que el avistamiento de fauna salvaje en este punto es espectacular… es por ello que acuden a esta zona central del Serengeti miles de visitantes y centenares de investigadores a lo largo de cada año.

    Simplemente, este es el mejor lugar de África para llevar a cabo un safari para avistar los grandes depredadores dado que muchos de ellos son residentes, y verlos es posible durante todo el año independientemente de la temporada en que se viaje. No es raro ver a los cuatro grandes carnívoros (leones, hienas, leopardos y guepardos) durante el curso de un día en el Serengeti central.

    El mejor momento para hacer un safari en la zona central del parque es durante la estación seca (de junio a noviembre), pues los animales residentes están más concentrados debido a la falta de agua de las llanuras.

    Las especies herbívoras residentes que podemos encontrar en la zona son impalas, búfalos, hipopótamos, warthog, topi, ñu y jirafa. En cuanto a los carnívoros, leones y leopardos (esta es una de las mejores zonas para avistar a este esquivo animal). Además de estos animales residentes, encontramos también concentraciones significativas de animales migratorios que se encuentran en el Serengeti central durante la época seca como el guepardo, la gacela de Thompson y la hiena. Durante la estación de lluvias, permanecen aquí muchas especies residentes, pero otras, como las mencionadas anteriormente se van.

    El único punto negativo de esta zona, es que la mayoría de los alojamientos turísticos se encuentran en esta zona, y en temporada alta es habitual encontrar vehículos circulando por el Valle del Seronera en busca de fauna. Los meses de julio, agosto y diciembre son los más concurridos. Sin embargo, una buena planificación en los alojamientos y en las zonas donde realizar el safari puede hacer que usted evite estas aglomeraciones.

     

    • Seronera Valley

      La principal atracción de la zona central del Serengeti es sin duda el hermoso valle del río Seronera. Varios ríos perennes permiten una abundancia de animales residentes durante todo el año. La combinación de localización y animales residente atrae a la más diversa población de depredadores de África.

      Esta increíble abundancia y diversidad de animales y su facilidad para avistarlos atrae a miles de visitantes y centenares de investigadores durante el año. Simplemente, no hay mejor lugar en África para observar a los grandes depredadores, muchos de ellos son residentes en el valle del Seronera así que no dependen de las migraciones y es posible verlos durante todo el año.

      No es extraño encontrar a los cuatro grandes depredadores (león, hiena, leopardo y guepardo) en una sola jornada de safari. Pero además se pueden ver multitud de pequeños depredadores como mangosta, chacal, serval, etc. El nombre de Seronera deriva de la palabra maasai “Siron” que significa “el lugar del chacal de orejas de murciélago”.

      El paisaje virgen de este valle es realmente fantástico, las interminables sabanas saturadas de sol se extienden más allá del horizonte. Serpenteantes ríos surcan a través de los árboles, piscinas naturales, pantanos estacionales y campos abiertos. Acacias africanas proyectan oscuras siluetas en forma de paraguas en las llanuras. Enormes montículos de granito kopjes sobresalen en la distancia.

      Cada nuevo día empieza con el oro de los rayos al amanecer a través de las llanuras del este y termina con un globo hinchado al rojo vivo sobre el horizonte occidental, es este un ciclo diario que no se cansan de ver las llanuras tanzanas. El amanecer y el atardecer son solo algunos de los ritmos eternos de la naturaleza que impulsan a la vida en el valle.

      En la época de la migración de norte a sur, Seronera acoge el mayor espectáculo de vida salvaje en la tierra, más de un millón de ñus y cebras atraviesan el valle formando una nube de polvo rojo y acompañados del estruendo de sus pezuñas y gruñidos ensordecedores. Sin embargo, lo interesante de Seronera es que no importa la época en la que se viaje pues es posible ver un gran número de especies residentes durante todo el año.

      Usted podrá ver con relativa facilidad a los leones encaramados en las cimas de los kopjes o a los famosos leopardos descendiendo de los árboles, incluso el guepardo se puede encontrar aquí, vigilando sus potenciales presas desde lo alto de un termitero. El valle del río Seronera es uno de los lugares favoritos del Serengeti para los grandes felinos por la abundancia de presas que aquí encuentran.

      Algunas de las especies que aquí podemos avistar son gacela de Grant, topi, kongoni, ñu, cebra, eland, jirafa, avestruz, reedbuck, waterbuck, steinbuck, dik-dik, impala y grandes felinos como los mencionados anteriormente, león, leopardo y guepardo. También hienas, chacales y facoceros. De vez en cuando algún rinoceronte negro, un rebaño de búfalos o un antílope roan.

      Esta increíble diversidad es posible por estar localizado en una zona de transición, eso hace del valle del río Seronera un nicho ecológico. Una zona de transición es el punto donde se fusionan dos diferentes hábitat, haciendo posible que la fauna y la flora de ambos ecosistemas puedan coexistir.

      Más concretamente Seronera es la zona fronteriza entre las llanuras y los bosques del Serengeti. Las famosas llanuras se extienden al sur y al este del Serengeti, mientras que los bosques predominan en el norte y el oeste. Debido a esta singular característica ecológica, Seronera acoge la mayor biodiversidad del Serengeti.

      Grandes grupos de hipopótamos pueden verse en las turbias piscinas, sacando y sumergiendo sus cabezas en el agua. Orgullosos impalas machos posando con sus elegantes y altos cuernos sacacorchos guían rebaños de hembras a lo largo de las orillas de los ríos. Parejas de dik-dik moviéndose ansiosamente entre la maleza, es curioso observar como este pequeño antílope es monógamo y forman lazos de por vida, así que si ve uno, esté atento para encontrar a su pareja. Enormes jirafas intercambiaran largas miradas con usted mientras navega por las copas de las acacias espinosas a ritmo relajado, si las asusta, este animal se puede mover rápidamente con notable velocidad y una gracia inesperada.

      Reedbuck y waterbuck no cesan de buscar selectos trozos de hierba y juncos en las orillas del valle. Los hartebeest pueden ser avistados en los pastizales y los bosques abiertos buscando más bien las sombras con sus caras solemnes y alargadas. La gacela de Thompson siempre alerta de los ataques de su gran depredadote, el guepardo. Grupos de elefantes pasean majestuosamente por los bosques abiertos con una gracia notable para su colosal tamaño. Familias de facoceros buscan alimentos en los pastos y matorrales, cuando este divertido animal se asusta, sale corriendo con la cola hacia arriba.

      Grandes rebaños de búfalos pavonean sus narices al aire y lanzan sus poderoso cuernos con arrogante confianza. Familias de babuinos comparten acacias, pero tan pronto parecen muy avenidos, como se pelean violentamente armando un jaleo impresionante. Monos vervet se encaraman en las espinosas acacias desde donde observan a los transeúntes con expresiones maliciosas, de vez en cuando descienden de los árboles en presencia de turistas para arrebatarles objetos como cámaras fotográficas, etc.

      Si hay algún mejor momento para visitar Seronera, ese sería durante la migración hacia el norte (mayo-junio) o la migración hacia el sur (noviembre-diciembre). Es durante estos dos períodos cuando pasan por aquí los grandes rebaños de ñus y cebras.

       

    • Seronera River

      Varios ríos perennes cruzan el valle del río Seronera permitiendo así a muchas especies habitar esta región durante todo el año. El río Seronera es el más grande y famoso de los cuatro ríos que fluyen hacia el noroeste de las llanuras a través de este valle y que convergen en el Grumete, que desemboca sus aguas en el Lago Victoria. Desde una perspectiva aérea, el río Seronera, el río Wadamu, el río Songore y el río Nyamanje serpentean a través de la amplia entrada del valle como una mano gigante con dedos verdes. Cada río está bordeado de hermosas acacias en forma de paraguas, acacias amarillas y árboles salchicha. El río Seronera en particular, con sus pantanos estacionales y sus profundas piscinas naturales es el hábitat ideal para el león y el leopardo, es quizás esta zona el lugar de África donde más fácilmente se pueden ver a estos dos grandes felinos en acción.

      Los safaris en las áreas adyacentes a los cuatro ríos mencionados son excelentes durante todo el año, aunque si hay alguna época mejor que otra esa es la temporada seca, cuando las familias de leones están más sedentarias y se ven mejor en el terreno tostado. Los leones esperan pacientemente en las cercanías de los lugares donde los animales han de acudir para beber. Las orillas del Seronera parecen ser las mejores para llevar a acabo un safari por esta zona, tenemos muy buenos informes de los guías y viajeros que han visitado este lugar.

      La orilla a lo largo del río Seronera junto con las del río Songore son las mejores zonas de África para encontrar leopardos. Estos animales son la elegancia personificada. Tal vez sea su impresionante belleza, su increíble poder o su carácter enigmático lo que seduzcan a todo aquel que los ve. Ciertamente, tener la oportunidad de avistar a este sigiloso gran gato, es muy emocionante y si eso se hace en su hábitat natural, es el no va más. Este gran felino es muy esquivo, eso hace que cuando se encuentra a uno, el momento sea muy especial.

      Un estudio realizado en Seronera reveló que había 7 leopardos adultos residentes en un espacio de 115 km2, esto equivale a un leopardo cada 16 km2, si a esta cifra se le suman los cachorros y los leopardos nómadas, hace de Seronera uno de los lugares con la mayor concentración de leopardos de África. Sin embargo, el hecho de que en esta zona se encuentren relativamente pocos árboles grandes hace que el número no sea mayor. Por el contrario, este hecho hace que estos animales sean más fáciles de avistar que en otras zonas más frondosas. Recomendamos que durante su safari se mantenga muy atento a las ramas de los árboles salchicha, pues es ahí donde suelen verse.

      El leopardo lleva una existencia solitaria, un estudio realizado en Seronera desveló que en 155 avistamientos registrados, tan solo en 3 se vieron a dos leopardos adultos juntos.

      Los cachorros permanecen con sus madres aproximadamente hasta los 22 meses de edad, momento en el que se convierten en independientes.

      El leopardo es principalmente nocturno, se cuando se presenta más activo, aunque en Seronera es comúnmente avistado también de día. Conocido como el “príncipe del sigilo” el leopardo utiliza la técnica de la emboscada para cazar a sus presas. Son capaces de arrastrar grandes presas con pesos superiores al suyo hasta lo alto de los árboles para poder comer con relativa seguridad a salvo del acecho de las hienas y los leones.

      Los ríos y cursos de agua en Seronera son famosos por los leopardos pero son todavía una atracción mayor las grandes familias de leones residentes aquí. Estas familias establecen como base las orillas de los ríos durante la estación seca y sorprenden a sus presas cuando vienen a beber mediante emboscadas. Suelen cazar al amparo de la oscuridad de la noche, sin embargo los frondosos arbustos les proporcionan también una buena cobertura durante el día.

      Una de las escenas más emocionantes es cuando se ve a un león acechando a otro animal, hay unos momentos en los que el león adopta una posición tensa que se vuelve insoportable, para después explotar y dar caza a su presa. Una escena ciertamente dramática que nos recuerda que la naturaleza no solo puede ser bella, sino también cruel y violenta.

      El valle del río Seronera es conocido por albergar la familia de leones residentes más grande del Serengeti. Es el sitio ideal para los leones por sus fuentes permanentes de agua y la alta densidad de animales residentes que pueden ser apresados por ellos.

      Cada familia del Serengeti es conocida con un nombre, así encontramos en diferentes posiciones la familia Masai Kopjes, la familia Makoma Hill, la familia Campside y la familia Seronera, estas serían las más importantes.

      26 familias de leones residentes se han estudiado en el valle del Seronera desde 1966, cuando George Schaller inició esta actividad sobre el terreno. El “Serengeti Lion Project” es pues el estudio de campo más largo realizado sobre un gran mamífero. Una hembra de cada familia porta una radio collar para poder ser rastreados y estudiados semanalmente. Es posible que usted vea alguna de estas leonas con collar en la zona central, oriental o en el sur del Serengeti, pero nunca verá a dos leonas con collar juntas, pues el león es un animal tremendamente territorial.

      George Schaller inició el estudio en 1966 y siguió hasta 1969, cuando le sustituyó Brain Bertram, entre 1969 y 1974. Jeannette Hanby y David Bygott lo hicieron de 1974 a 1978. A partir de entonces el proyecto fue asumido por la Universidad de Minnesota bajo la dirección de Craig Packer. Dos biólogos de campo se sitúan en Seronera 365 días al año para vigilar los leones y proseguir este estudio a largo plazo. Los leones son animales muy sociales y lo hacen casi todo en grupo. Cazan, protegen a sus cachorros y luchan por su territorio en grupo.

      Las familias de leones están compuestas mayoritariamente por hembras y jóvenes dependientes, con una coalición de machos inmigrantes. El territorio pertenece a las hembras y su propiedad es transferida de madres a hijas durante generaciones. Los leones machos entran en las familias como un grupo y su labor es procrear y defender a los cachorros del acecho de otros leones machos nómadas. Cada pocos años, la coalición residente de machos es sustituida por otra. Así pues, los maridos van y vienen, pero el matriarcado está siempre presente en las familias de los leones.

       

    • Retina Pool

      Aproximadamente a 10 km al norte de Seronera, los ríos Seronera y Otangi convergen formando una profunda piscina natural llamada Retina Hippo Pool. Aunque los hipopótamos son comunes en todos los ríos de la región, esta profunda piscina es sin duda el mejor lugar del Serengeti para ver estos enormes y fascinantes animales. Esta piscina es también buena para ver otros animales como cocodrilos, babuinos, impalas, jirafas, elefantes y topis.

      Una de las características de este lugar es que se permite a los visitantes abandonar el vehículo para ver más de cerca los hipopótamos. Las orillas de esta piscina son de unos tres metros de alto, lo que hace posible ver grupos de hasta 200 hipopótamos de cerca, ver como gruñen, como se pelean y como nada.

      Nuestra recomendación es hacer una visita a Retina Hippo Pool, esta es además una buena oportunidad para estirar las piernas, se pueden recorrer unos 100 m caminando a lo largo de la orilla del río. Esta excursión a pie es segura si se observa a los hipopótamos mientras están en el agua, pero estos animales de apariencia plácida se pueden volver muy agresivos en tierra firme si algo se impone entre ellos y el agua.

      Los cocodrilos son vistos comúnmente tomando el sol a lo largo de la costa en zonas alejadas de los hipopótamos. Para poder ver bien a estos reptiles es necesario acercarse sigilosamente, de lo contrario, se escabullen en el agua rápidamente. Los elefantes también son visitantes comunes de esta sección de los ríos Seronera y Orange, acuden aquí para beber. La observación de aves es también interesante en esta zona, se pueden avistar especies como garzas, grullas coronadas, gansos egipcios, martín pescador, etc.

      Los hipopótamos pasan el día sumergidos en el agua con tan solo nariz, ojos y oídos expuestos al sol del Serengeti. En ocasiones bucean un rato para después volver a sacar su enorme cabeza a la superficie expulsando por su nariz rosa el agua y sacudiendo sus pequeñas orejas rápidamente. Los hipopótamos han de respirar cada 3-5 minutos, así que sus buceadas pueden ser relativamente largas. Frecuentemente se presencian peleas o violentos juegos que consisten en mostrarse la boca muy abierta para presumir de colmillos largos, o de salpicar con el peso de sus enormes cuerpos.

      En esta piscina hay hipopótamos de todas las edades y tamaños. Es interesante ver como los bebés se apoyan en las espaldas de la madre cuando la profundidad del agua no les permite tocar a tierra.

      La piel de los hipopótamos adultos es muy gruesa y representa el 25% de su peso corporal, sin embargo es sensible a las quemaduras del sol y la sequedad, por eso están todo el día en remojo. Los hipopótamos segregan un liquido rosáceo que actúa como protector contra los rayos ultravioletas, es por eso que su color muchas veces es rosa. Cuando el sol se pone, los hipopótamos salen a la superficie terrestre y pastan toda la noche bajo las estrellas.

      A pesar de su presencia voluminosa, los hipopótamos son bastante rápidos sobre el terreno y pueden correr mas rápido que un ser humano. Estos animales pueden recorrer durante la noche unos 3 kilómetros mientras pastan, pero con la salida del sol siempre están de vuelta en su cama de agua.

       

    • Moru Kopjes

      Moru Kopjes es simplemente impresionante. Un océano de hierba dorada ondea bajo el sol más allá de donde alcanza la vista. Ocasionalmente sobresalen rocas de granito milenarias de este mar de hierba, así como árboles con forma de candelabro que extienden sus brazos al cielo. Moru es un desierto de belleza atemporal, un excelente lugar para perderse en la magia del Serengeti y cuando la migración pasa por aquí es un momento increíble.

      Otras de las buenas razones para visitar Moru Kopjes es la posibilidad de avistar el rinoceronte negro o de subirse a las rocas para ver las pinturas maasai. Nuestra recomendación es incluir algún día durante su safari para explorar esta joya del Serengeti.

      Este área alberga la mayor concentración de kopjes del parque. Se cree que la formación de estos montículos tuvo lugar hace millones de años, antes de un período de erosión que dio lugar a la aparición de vastas llanuras y la aparición de rocas aisladas.

      De todas las maravillas escénicas del Serengeti, Moru es una de las más destacadas. Una excursión interesante en Moru Kopjes es la que lleva a ver las pinturas maasai, estas se encuentran en una roca de granito y representan escudos, elefantes y personas pintadas con colores blancos y amarillos procedentes de la arcilla, el negro procedente de las cenizas y la arcilla roja conseguida a base de colorantes vegetales.

      Presumiblemente los artistas fueron un grupo de jóvenes guerreros maasai (llamados Il-Moran) que vagaron durante años hasta que se convirtieron al pastoreo. A un par de cientos de metros se encuentra una roca con agujeros circulares que se cree fue utilizada como dispositivo de comunicación.

      Ambos recursos ofrecen la oportunidad de llevar a cabo una agradable excursión pero además la posibilidad de ver unas panorámicas espectaculares. Este es sin duda un buen lugar para hacer un pic-nic a mediodía.

      Moru Kopjes es el hogar de la última población de rinocerontes negros del Serengeti. Entre 1975 y 1980 esta especie fue cazada furtivamente hasta su casi extinción. En un solo año (1977), se estima que el 52% de una población de 1.000 rinocerontes negros fueron sacrificados para vender sus cuernos al mercado asiático como afrodisíaco o para Oriente Medio, donde lo utilizan como daga.

      En 1982 tan solo se contabilizaron 2 hembras que buscaron refugio en Moru Kopjes. La situación en esos años fue crítica, pero un macho llamado “Rajabu” salió del cráter del Ngorongoro y siguiendo la gran migración del Serengeti llegando a Moru Kopjes (un trayecto de unos 115 km) donde fue muy bien acogido por las dos hembras. En varios años nacieron cuatro terneros, con lo que la situación de esta especie parecía tener un futuro algo mejor. En la actualidad hay 12 rinocerontes negros en la zona de Moru Kopjes gracias a este increíble viaje llevado a cabo por “Rajabu”, sin embargo, son difíciles de avistar.

      En 1995 se pudo en marcha el Serengeti Rhino Project. Para tenerlos vigilados las 24 horas del día se les ha implantado un dispositivo en el cuerno. Es frecuente ver vehículos del parque patrullando por la zona. Hay un pequeño centro de visitantes en Moru donde se puede aprender más sobre el rinoceronte y las estrategias de conservación empleadas.

      Moru Kopjes está situado en la desembocadura del valle del río Mbalageti donde hay agua, algo de sombra y abundante pasto. Con tal abundancia de recursos, los grandes rebaños durante la migración suelen estancarse aquí durante un tiempo, hasta que el suministro de hierba se acaba y se ven forzados a seguir su trayecto. El valle del río Mbalageti enlaza las llanuras con los bosques mediante un corredor natural que los ñus y cebras recorren año tras año. Durante el mes de mayo-junio (migración hacia el norte) y noviembre-diciembre (migración hacia el sur), Moru Kopjes ofrece unos safaris fenomenales pues se encuentra directamente en la ruta migratoria de los grandes rebaños.

      El mejor momento para hacer un safari en Moru Kopjes podría ser durante el mes de mayo, cuando pasa por allí la migración hacia el norte. En ese momento los ñus se mueven hacia el noroeste a lo largo del río Mbalageti. En esa época, el paisaje del valle se vuelve negro, como el de los ñus, el ruido de las pezuñas y de los gruñidos es ensordecedor y el ambiente se vuelve abrumador. Es uno de los momentos más evocadores de la migración.

      Mayo es también el momento de apareamiento de los ñus. Los machos persiguen como locos a las hembras y compiten con los otros machos para retener a un mayor número de hembras en su territorio. Los ñus establecen frecuentemente territorios móviles (no más de 30 m2 de diámetro) y cada uno intenta mantener en él, el mayor número de vacas posible. Estos territorios solo se pueden mantener unas pocas horas pues el gran rebaño siempre está en movimiento. El ruido y la conmoción de mas de un millón de gruñidos es realmente abrumador.

      Después de 8,5 meses de gestación, los terneros nacen a principios de febrero en el sur de las llanuras. Se creía que los ñus calculaban la temporada de parto para que coincidiese el momento en que las hierbas contenían más proteínas y minerales, muy necesario para las hembras lactantes, como así ocurre en febrero, pero las últimas investigaciones muestran que el calendario del parto de los ñus es en realidad marcado por el momento en que la migración se presenta más concentrada en una superficie pequeña y por tanto el momento en que aparece el celo. Este momento ocurre en mayo, frente a las llanuras, cuando los rebaños redireccionan su trayectoria a través de Moru Kopjes y el valle del río Mbalageti.

      El Moru Kopjes (elevación de 1.636 m) se encuentra en la zona sur del Serengeti central. Esta área se podría considerar como una llanura boscosa de transición. Las grandes llanuras del Serengeti se extienden al sur y al este de los horizontes de Moru. Hacia el norte y el oeste, estas llanuras doradas dan paso a la sombra de los bosques.

      Entre las especies residentes herbívoras encontramos rinocerontes negros, elefantes, jirafas, impalas, búfalos, waterbuck, topi, warthog y elefantes. Entre los carnívoros hay hienas, leopardos y varias familias de leones.

      Hyrax y babuinos son también comúnmente vistos en lo alto de los kopjes. Estos montículos de granito son como los monumentos del parque y los animales se sienten muy atraídos por ellos. Se ven incluso elefantes encaramarse por las rocas…

      Al noreste de Moru Kopjes se encuentra el lago salino Magadi, que constituye un gran terreno para los flamencos rosados. Existen dos lagos salados en el Serengeti, el Ndutu y el Magadi. Esta palabra “Magadi” en swahili significa sal, y por tanto, la traducción literal sería Lago de Sal.

      Estos lagos suelen estar completamente secos a finales de la temporada de sequía. Estos lagos se forman en depresiones naturales sin salidas. Estos se secan por evaporación y la sal blanquea el terreno rápidamente.

      Ambos lagos atraen a los flamencos, que se alimentan de las algas y camarones que florecen en las aguas alcalinas. Se pueden ver también zorros con orejas de murciélago cavando para buscar insectos cuando el agua del lago está casi agotada.

       

    • Maasai Kopjes

      Maasai Kopjes es la frontera oriental del magnífico valle del río Seronera. En este lugar parece que hayan sido amontonados enormes cantos rodados por todas partes sobresaliendo por encima del paisaje para interrumpir el horizonte de la llanura. Estos enormes kopjes repletos de vegetación parecen vigilar la amplia entrada del valle del río Seronera.

      Las crestas elevadas y lisas de estas moles de granito son el hogar de una de las familias de leones más legendarias del Serengeti, la llamada familia Maasai. Ésta junto a la familia Sametu del sureste, son las familias más importantes de leones del Serengeti.

      Han pasado muchas generaciones desde que se inició en 1966 el Serengeti Lion Project, desde entonces, estas familias han sido estudiadas sin pausa.

      Maasai Kopjes es obligatorio cuando se hace un safari por el valle del río Seronera. Aquí las oportunidades de ver vida salvaje son espectaculares.

      Una de las mejores rutas es la que sigue paralela al río Seronera a partir de la pista de aterrizaje de Seronera y todos los meandros hasta llegar a los Maasai Kopjes al principio de las llanuras. Desde este punto hay varios circuitos que dan la vuelta a Maasai Kopjes.

      En esta zona es posible ver avestruces, chacales de espalda negra, leopardo, waterbuck, gacelas y hienas manchadas.

      Estas rocas llamadas “kopjes” sobresalen en las llanuras como islas en un mar de hierba. El nombre de kopjes en Africaans significa “cabeza pequeña”, pues eso es lo que parecen. Estas rocas graníticas se calcula que pueden tener de 2 a 3 billones de años y se formaron a causa de la erosión y la meteorización del terreno. Se dice que en el Serengeti, “los huesos de África se muestran como magníficos kopjes”.

      Los kojes tienen su pequeño ecosistema con una gran variedad de vegetación y vida salvaje (hyrax, mangostas, puerco espín, lagartijas, aves, etc.). Cada kopje es, en efecto, como una isla con su propia comunidad de plantas y animales, así como un refugio para las madres guepardo o las leonas con cachorros.

      Los kopjes sirven también como captación de agua, aquí, en las hendiduras del suelo, los árboles echan raíces, cosa que no pueden hacer en las llanuras circundantes.

      Un pantano en el lado sur de Maasai Kopjes es un imán para la vida salvaje. Aquí se puede ver al Bohor reedbuck, un antílope monógamo que forma lazos con su pareja de por vida, siempre van dos juntos, así que si avista uno, esté atento porque cerca ha de estar su pareja. Esta especie solo se encuentra en zonas pantanosas a lo largo de ríos donde la hierba es lo suficientemente alta como para esconderse. El reedbuck macho tiene dos cuernos con forma de curva hacia delante que le dan un perfil único. Son delgados y elegantes.

      El mencionado pantano es lugar de caza para la familia de leones Maasai. En algunas escenas de caza de leones, parece que estos colaboren conjuntamente pero en realidad son comportamientos accidentales. A pesar de esta falta de solidaridad, poder presenciar una escena de caza es un momento muy emocionante y cruel que no olvidará nunca.

      Imagínese un rebaño de cebras pastando tranquilamente en la distancia mientras varias figuras oscuras se desplazan sigilosamente a través de la hierba alta. Usted está presenciando como se está forjando esta tragedia que ocurre a diario. Brillantes ojos se asoman por encima de los tallos, los enormes felinos acechan lentamente a sus presas. Una leona fija su objetivo mientras su cuerpo adopta una postura que roza el suelo. Su mente se concentra en el cálculo de distancia y velocidad mientras cada uno de sus músculos se prepara para el ataque. Una insoportable ansiedad se respira en el ambiente, usted espera en silencio el inminente desenlace. Entonces sucede. La leona proyecta toda la tensión acumulada en un poderoso salto, pero la cebra reacciona a tiempo y sale corriendo. Tu corazón late a toda velocidad mientras tu mente grita en silencio a la cebra; corre! corre! corre! De nuevo hemos presenciado una escena que demuestra el delicado equilibrio entre la vida y la muerte.

      Entonces usted vuelve a pensar en los cachorros que vio en un kopjes jugando y revoloteando unas pocas horas antes. Su futuro también cuelga de un fino hilo y depende por completo de la protección de su madre. Irónicamente se encuentra animando ahora a la leona y apostando por la supervivencia de sus cachorros. Esta es la amarga paradoja que dicta las normas en las llanuras del Serengeti. Se trata de un drama diario. Si tiene la suerte de presenciar una cacería, independientemente del resultado, nunca olvidará la experiencia de haber vivido aunque sea por un espacio muy corto de tiempo el gran misterio de la Naturaleza.

       

    • Makoma Hill

      Makoma Hill es una prominente colina que forma el extremo occidental del valle del río Seronera. Justo en frente de la colina se encuentra una pequeña e idílica llanura llamada Makoma. El hermoso Thatch Kopjes sobresale por encima de la llanura dominando el territorio. Cada uno de estos tres recursos (Makoma Hill, la llanura de Makoma y Thatch Kopjes) son una maravilla escénica y cada una ofrece enormes oportunidades de ver animales salvajes.

      El bosque de Makoma Hill es un buen lugar para ver jirafas e impalas, la larga hierba de las llanuras es hábitat de guepardos, búfalos, gacelas y hienas manchadas, mientras que Thatch Kopjes es el hogar de la familia de leones de Makoma. Esta familia utiliza este kopjes como base y a menudo se ven cachorros jugar entre las rocas de los kopjes. Un itinerario de safari por esta región (lo llaman Makoma Game Loop), es siempre una experiencia fantástica.

      Con frecuencia se ven leones de la familia Makoma y hienas cazando en las llanuras. Existe un gran conflicto entre estas dos especies, muy numerosas en la zona pues compiten para cazar en una espacio muy pequeño. También es posible ver pequeños carnívoros como chacales de dorso negro o zorros de oreja de murciélagos, así como rapaces. El chacal de dorso negro es una especie pequeña e inteligente que se une a su pareja de por vida, juntos defenderán su territorio.

      Makoma está situado en un buen lugar para ver animales salvajes durante todo el año pero su mejor temporada es durante la migración hacia el norte (mayo-junio) o hacia el sur (noviembre-diciembre). Esta es la mejor época también para la familia residente de leones, y para las hienas.

      Los guepardos habitan las llanuras de hierba alta que rodea Makoma Hill durante la estación seca, mientras que en la temporada de lluvias migran de vuelta a la hierba corta de las llanuras del sur. Generalmente los guepardos se pasan la vida persiguiendo a las gacelas Thompson en su migración, pero hay algunos que son residentes, sobre todo en zonas con una biodiversidad alta como es Makoma. Un estudio sobre el hábitat de los guepardos dentro del Serengeti reveló que tan solo habían 8 espacios en los cuales esta especie era residente; Makoma Hill, Simba Kopjes, Naabi Hill, Gol Kopjes, Ndutu, Barafu Kopjes, Maasai Kopjes y Hidden Valley.

      Como hemos mencionado anteriormente, es posible avistar hienas manchadas en esta área. Esta especie es muy sociable y suelen vivir en grandes grupos o clanes. Es un animal con unas mandíbulas poderosísimas, tan fuertes como para aplastar los huesos y el corazón de un león adulto. Las hienas son reconocidas por varias características, una de ellas es su peculiar sonido, similar a una aguda risa nerviosa. Este sonido suele romper la tranquilidad de la noche y la quietud de la madrugada. La otra peculiaridad es que sus patas delanteras son más altas que las traseras lo que le confieren unos andares muy peculiares.

      Las hienas son extremadamente inteligentes y utilizan la estrategia para cazar pero lo interesante es que usan diferentes estrategias según la presa a la que se estén acechando. Las hienas son enemigas mortales de los leones, no habrá un momento tranquilo aquí en Makoma mientras sus territorios se superpongan.

      Se cuenta que en Makoma ocurrió algo muy inusual durante una noche de tormenta. La mañana del 16 de noviembre de 1966, encontraron dispersos en una superficie de aproximadamente 8 km2 los cadáveres de 59 gacelas Thompson y 27 más heridas de gravedad. Por la zona rondaban 19 hienas con los estómagos aparentemente dilatados. De los 59 cadáveres de gacela, tan solo 13 parecían haber sido parcialmente comidos. La noche había sido muy oscura, con fuertes lluvias y un gran vendaval. El estudio del patrón de lesiones de las víctimas reveló que los atacantes, las hienas, habían agarrado al azar y por cualquier parte del cuerpo a sus victimas, las gacelas. Las huellas pusieron de manifiesto que las hienas habían caminado tranquilamente matando una gacela tras otra, cada una actuó independientemente. La única explicación que se da a este raro fenómeno es la influencia que pudo tener la extrema meteorología de aquella noche en el comportamiento de las hienas.

       

    • Turner's Springs

      Turner’s Springs se encuentra en el Serengeti central, en una maraña de arbustos y acacias. Los manantiales locales son difíciles de ver pero son un imán para la fauna durante la estación seca, entre otros, leones, jirafas, búfalos, leopardos, hienas e impalas.

      El nombre de Turner’s Springs se lo pusieron en honor a Myles Turner, primer jefe de los guarda bosques del Parque Nacional del Serengeti de 1965 a 1972. Myles asumió su cargo justo después de la creación del parque, estos primeros años fueron los más oscuros e inciertos, la caza furtiva estaba muy extendida y ponía en peligro el equilibrio del ecosistema. Gracias a personas como Myles Turner que combatieron duramente contra esa practica y a favor de la conservación, se pueden ver hoy en día grandes rebaños deambular libremente por los Parques Nacionales de Tanzania.

      La situación de Turner’s Springs es muy remota y por ello es poco visitada por los turistas. En este área encontramos dos de los mejores camps del Serengeti montados durante la estación seca, situados a ambos lados de un kopje muy poblado de vegetación. Por supuesto aunque no se esté alojado en ellos, se puede hacer un safari en esta zona. El itinerario de safari en Turner’s Springs es de aproximadamente 8 kilómetros y se dirige directamente al este desde Seronera. Este itinerario ofrece magníficas oportunidades de avistar fauna salvaje, pues transcurre a través de bosques de acacias y pequeñas áreas abiertas donde se congregan muchos animales. Es una buena zona para ver grandes grupos de jirafas y búfalos. Las jirafas en este ámbito están habituadas a los vehículos y se acercan bastante a ellos. Es posible ver también al leopardo, generalmente encaramado en alguna acacia al borde de la pista.

      En general, en Turner’s Springs se pueden ver muchas especies, pero sin duda los leones residentes son las estrellas. Estos enormes felinos dominan la zona con gran confianza y seguridad. Los leones son muy sociables en la naturaleza, cazan, comen, duermen e incluso juegan juntos en comunidades estrechamente unidas. Las leones forman fuertes lazos dentro de las familias y trabajan en equipo para sacar adelante a los cachorros. La custodia del territorio es guardada por los leones macho, pues son los más fuertes físicamente.

      Es muy recomendable ver durante un rato como interactúan los leones entre sí. Poder apreciar los aires reales de un gran macho, o los juegos de los cachorros en su hábitat natural es un regalo de valor incalculable. En un radio de unos 15 km habitan tres familias residentes, todas ellas estudiadas por el Serengeti Lion Project.

      Turner’s Springs es, en efecto, el lugar ideal para ver los leones del Serengeti debido a las fuentes permanentes de agua y gran diversidad de presas residentes durante todo el año. Esté preparado para grandes emociones si se aloja en uno de los camps de Turner’s Springs, sin duda oirá el rugido de los leones por las noches, especialmente durante la estación seca cuando la densidad de presas residentes está en su punto más alto.

      El rugido de los machos es de un tono más profundo que el de las hembras, pero es muy similar. Este rugido se puede oír a 8 kilómetros de distancia. El rugido de un miembro de un clan a menudo anima a otros a unirse, formándose un concierto que sin duda es uno de los espectáculos más poderosos e impresionantes de la naturaleza.

      Los leones utilizan el rugido por varios motivos, el principal es para avisar de su presencia a otros leones, y que respeten su territorio. También se puede interpretar de forma que el rugido procure el no encuentro con sus competidores. Otro motivo es el encuentro con miembros de su propio clan. Otro motivo es el hecho de que el rugido confiere mayor presencia e intimidación al animal frente a sus posibles oponentes. Por último, los conciertos comunes ayudan a fortalecer el vínculo del grupo.

      A pesar de que el rugido de los leones es mítico en Turner’s Springs, el sonido que predomina es el de la hiena manchada. Su llamamiento y su risa maniaca son uno de los sonidos más característicos de África.

      Las hienas pueden producir muchos sonidos vocales; gritos rápidos, gruñidos, gemidos, gimoteos, gritos alegres semejantes a una risa, gritos suaves, etc. La risa y el gruñido que acompañan a los ataques y a la posibilidad de conseguir una presa pueden atraer a las hienas desde una gran distancia. En Ngorongoro los leones a menudo roban las presas de las hienas, sería bueno para esta especie que sus gritos fuesen más modestos para no atraer a oponentes que les quiten su alimento…

      Myles Turner escribió un libro titulado “Mis años en el Serengeti” (My Serengeti Years) que es uno de los mejores y más recomendables libros sobre este Parque Nacional. Es la visión única y de primera mano de un ex cazador reconvertido en conservacionista. Un libro lleno de anécdotas de sus 16 años como jefe de los guarda bosques del Serengeti, como el enfrentamiento con un rinoceronte enfurecido o los encuentros con los cazadores furtivos. Le será difícil resistir la atracción del Serengeti una vez finalizada la lectura de este libro, probablemente empiece a pensar y planificar su primer viaje a Tanzania, o si ya lo conoce, una nueva visita…

      “Hogar Serengeti” (Serengeti Home) es otro libro imprescindible para leer sobre este Parque Nacional. Escrito por Kay Turner, la mujer de Myles Turner que vivió los 16 años junto a su marido en el Serengeti. Kay narra sus experiencias en Tanzania incluyendo el nacimiento de sus hijos en el Serengeti y otras historias en clave de humor como anécdotas con sus mascotas “Chuta” un zorro de orejas de murciélago, “Gussie”, la gacela de Grant, “Prince” y Pixie” dos gatos serval. Así como experiencias vividas durante sus salidas de safari.

      La visita de Turner’s Springs solo se recomienda durante la estación seca (de julio a noviembre). Durante la estación lluviosa (de diciembre a junio), las pistas en esta área pueden estar muy complicadas y peligrosas. Además la fauna se encontrará más dispersa por la presencia de mayor número de fuentes de agua.

       

    • Simba Kopjes

       

    • Long Grass Plains

      Las llanuras de hierba alta o llanuras de transición consisten en una enorme zona de pastos con hierba alta y termiteros situada entre Seronera (parte central del Serengeti) y Naabi Hill (sur del Serengeti). La hierba crece aquí más que en otros lugares del Serengeti porque el suelo aquí es más profundo y menos alcalino. En otras llanuras más al sur y al este, la hierba es más corta por lo contrario, el suelo es superficial y se encuentra una capa volcánica impenetrable para la raíz de la hierba.

      Los grandes rebaños de ñus y gacelas prefieren la hierba corta pues es más nutritiva (más hoja, menos tallo). Por el contrario, las cebras prefieren el pasto alto (menos hoja y más tallo).

      La migración de las cebras es diferente en cuanto a sus movimientos y la diversidad de hábitat. En concreto, durante la temporada de lluvias, mientras los ñus se encuentran en el sur del Serengeti y las gacelas de Thompson en el Serengeti Oriental, los grandes ejércitos de cebras se pueden encontrar en las llanuras de pasto alto. Salvo al principio y al final de la temporada de lluvias y en años extremadamente secos, los ñus solo rozan ligeramente estos pastos. La hierba alta que aquí crece es de mala calidad y crece tan rápido y tan gruesa que son las cebras las únicas que pueden comerla.

      Las cebras no solo son sus rayas blancas y negras. Estos hermosos caballos, espíritu de África, llevan una fascinante y compleja vida en la naturaleza. Para un observador casual las cebras parecen moverse en grandes grupos homogéneos similares a los ñu, pero de hecho, la comunidad de cebras está compuesta por muchas unidades familiares, cada una controlada por un semental dominante con varias yeguas (de 2 a 6). Observando de cerca un gran grupo de cebras se puede distinguir una distribución irregular de pequeños sub-grupos. (Los ñus por el contrario llenan las llanuras de forma uniforme). El semental siempre se sitúa en la parte posterior de su harén, el punto más susceptible para los ataques de sus depredadores.

      Una vez que una yegua es reclamada por un semental y se une a su harén, ésta se quedará en este grupo familiar de por vida. Sorprendentemente a menudo varios sementales forman alianzas entre ellos y se les ve jugueteando y haciéndose demostraciones de cariño. Las yeguas también forman alianzas y se mantienen juntas, incluso si su semental muere y es sustituido por otro.

      Es frecuente ver cebras emparejadas, en posturas amistosas que a la vez sirven para rascarse o limpiarse el pelo. El aseo mutuo fortalece los lazos familiares. Las cebras también colaboran activamente en ocasiones como cuando un miembro de la familia se separa de la manada. Cuando el rebaño está en marcha, éste ajusta el ritmo para que los ancianos o los más débiles puedan seguir el paso y no se queden atrás.

      La cebra es un animal de gran fortaleza y espíritu, son muy rápidas y elegantes. Tienen unas pezuñas duras como la piedra y una fuerte patada capaz de matar a un león. La piel a rayas blancas y negras que hace inconfundible a esta especie es más propia de los patrones del arte moderno que de un fenómeno de la naturaleza. No existen dos cebras con el mismo patrón de rayas. Esto permite inducir al error a sus depredadores en el momento de la persecución pues les impide fijar un objetivo específico.

      Las cebras son llamativas durante el día pero durante el atardecer y el amanecer, cuando se producen la mayoría de las cacerías, su piel rayada les sirve de camuflaje. El avistamiento de miles de cebras rayadas marchar o pastar en las llanuras es un espectáculo de la naturaleza que no olvidará jamás.

      Otro de los aspectos más interesantes de las llanuras de hierba alta, son las torres de arcilla construidas por una de las criaturas más pequeñas del Serengeti, las termitas.

      Esta especie es muy importante para la salud de las llanuras del Serengeti pues son grandes recicladoras de la vegetación. Las termitas fertilizan el suelo y ayudan a la tierra a airearse y a regarse mediante sus túneles. También ayudan a descomponer y distribuir la vegetación en el subsuelo.

      Sus torres o montículos además proporcionan hogares, lugares de descanso, puntos de observación y madrigueras para una serie de mamíferos, reptiles y aves como aardvarks, barbets rojos y amarillos, guepardos, ginetas, liebres, hienas, mangostas, lagartos, pangolines, puerco espines, sapos y antílopes topi.

      Alrededor de 500 especies de aves han sido registradas en el Parque Nacional del Serengeti. Muchas de ellas son migratorias europeas y solo están de paso entre octubre y abril. Uno de los mejores ejemplos es la cigüeña blanca, que se reproduce en Europa y Rusia. Su migración es muy superior a la de los ñus. Cuando el verano se termina, cientos de miles de cigüeñas blancas se dirigen al sur y llegan al Serengeti al inicio de la estación verde. En las llanuras de pasto alto encuentran una gran población de saltamontes y orugas, suficientes para mantenerse allí durante toda la estación húmeda. Luego vuelan hacia el norte y a finales de la primavera llegan nuevamente a Europa para anidar y criar a sus polluelos.

       

  • SERENGETI ESTE

    Las llanuras orientales del ecosistema del Serengeti abarcan un área enorme. Sus límites son aproximadamente Naabi Hill al oeste y Lago Natron al este. Se extiende unos 80 kilómetros de oeste a este. La frontera sur es Olduvai Gorge y al norte el área controlada de Loliondo. Los llanos orientales son similares a las llanuras meridionales en el sentido de que son muy estacionales. Durante la estación seca, los llanos orientales se transforman en un semi-desierto, y solo sobreviven algunas gacelas de Thompson y de Grant. Sin embargo estos llanos reviven de noviembre a mayo y el avistamiento de fauna es muy bueno. Una jornada de safari por esta área debería incluirse si se viaja durante la temporada de lluvias.

    La zona de Gol Kopjes cuenta con la mayor concentración de guepardos de África durante la estación lluviosa. Durante un día de safari en la época de lluvias es posible ver varias familias de guepardos. Los guepardos son de acción diurna, con un poco de suerte podrá presenciar una escena de caza del animal terrestre más rápido del planeta.

    La mayoría de los guepardos del Serengeti son migratorios, y siguen a la gacela Thompson en su caminos hacia la zona oriental durante la época húmeda y luego de regreso a la zona central durante la estación seca.

    Además del guepardo, los llanos orientales son hábitat de las mayores concentraciones de hienas durante la temporada verde. Grandes familias de hasta 30 individuos son avistadas regularmente en Naabi Hill, Gol Kopjes y Lemita Hill.

    Las hienas son el depredador más abundante de todo el ecosistema del Serengeti. Son semi-nómadas, y se desplazan a los llanos orientales durante la estación húmeda desde sus posiciones del centro.

    El león también tiene una presencia importante durante la estación de lluvias. La mayoría de los leones del Serengeti son residentes, pero un 20% son nómadas, y siguen los movimientos migratorios de los grandes rumiantes. Sin embargo es raro encontrar leones al este de Lemuta, y mucho más fácil verlos en la zona de Gol Kopjes.

    Durante la estación lluviosa es probable que encuentre cientos de gacelas de Thompson y elands en los llanos orientales. También encontrará grandes concentraciones de ñus en Gol Kopjes.

    Salei Plains es la zona con menor cantidad de precipitaciones del ecosistema del Serengeti, sin embargo cuando recibe las lluvias y crece la hierba, se concentran allí grandes rebaños (hasta 300.000 individuos). El ñu prefiere la hierba de esta zona pues es más cercana a la sierra volcánica, y produce nutrientes y ricos suelos desde hace millones de años. Es esta una bella y remota zona de los llanos orientales fuera de las rutas turísticas.

    Los guepardos de Gol Kopjes

    Si usted está en presencia de un guepardo, ha de tener mucha precaución sobre todo si éste está al acecho de alguna presa, si tiene alguna presa ya en su poder o si hay cachorros cerca. Estos animales son extremadamente frágiles y abandonan frecuentemente sus presas o incluso sus cachorros si se ven acosados por algún vehículo. Por favor, evite alentar a su conductor para que se acerque al ejemplar, esta es una forma de proteger a este maravilloso animal.

     

  • SERENGETI SUR

    Los llanos orientales del ecosistema del Serengeti abarcan un gran área. Comienzan aproximadamente al este de Naabi Hill. Al este se extienden a través de Gol Kopjes, Lemuta Hill, Nasera Rock, Angata Kivi, las llanuras de Salei, y la ruta hacia los altos del Ngorongoro y el volcán activo Lengai. Esta área es de aproximadamente 80 kilómetros de ancho de oeste a este. La frontera sur de las llanuras orientales son Olduvai Gorges y la frontera norte es el área controlada de Loliondo.

    Los llanos orientales son similares a las llanuras meridionales en el sentido de que son muy estacionales. Durante la estación seca, los llanos orientales se transforman en un semi-desierto, y solo sobreviven algunas gacelas de Thompson y de Grant. Sin embargo estos llanos reviven de noviembre a mayo y el avistamiento de fauna es muy bueno. Una jornada de safari por esta área debería incluirse si se viaja durante la temporada de lluvias.

    La zona de Gol Kopjes cuenta con la mayor concentración de guepardos de África durante la estación lluviosa. Durante un día de safari en la época de lluvias es posible ver varias familias de guepardos. Los guepardos son de acción diurna, un con un poco de suerte podrá presenciar una escena de caza del animal terrestre más rápido del mundo.

    La mayoría de los guepardos del Serengeti son migratorios, y siguen a la gacela Thompson en su caminos hacia la zona oriental durante la época húmeda y luego de regreso a la zona central durante la estación seca.

    Además del guepardo, los llanos orientales son hábitat de las mayores concentraciones de hienas durante la temporada verde. Grandes familias de hasta 30 individuos son avistadas regularmente en Naabi Hill, Gol Kopjes y Lemita Hill.

    Las hienas son el depredador más abundante de todo el ecosistema del Serengeti. Son semi-nómadas, y se desplazan a los llanos orientales durante la estación húmeda desde sus posiciones del centro.

    El león también tiene una presencia importante durante la estación de lluvias. La mayoría de los leones del Serengeti son residentes, pero un 20% son nómadas, y siguen los movimientos migratorios de los grandes rumiantes. Sin embargo es raro encontrar leones al este de Lemita, y mucho más fácil verlos en la zona de Gol Kopjes.

    Durante la estación lluviosa es probable que encuentre cientos de gacelas de Thompson y elands en los llanos orientales. También encontrará grandes concentraciones de ñus en Gol Kopjes.

    Salei Plains es la zona con menor cantidad de precipitaciones del ecosistema del Serengeti, sin embargo cuando recibe las lluvias y crece la hierba, se concentran allí grandes rebaños (hasta 300.000 individuos). El ñu prefiere la hierba de esta zona pues es más cercana a la sierra volcánica, y produce nutrientes y ricos suelos desde hace millones de años. Es esta una bella y remota zona de los llanos orientales fuera de las rutas turísticas.